28/7/16

LA OZONOTERAPIA Y EL DOLOR

Según un estudio publicado recientemente, el 22% de los catalanes que sufren dolor en alguna parte de su cuerpo aguantan sin tomar medicación o acudir al especialista a la espera de que cese solo. Tan solo un 23% acude al médico, y un 42% comienza a tomar medicación sin consultar con el doctor:

-Convivir con el dolor: Tal y como se puede observar por los datos que se desprenden del estudio antes citado, son muchas las personas que aprenden a convivir con el dolor. Lo cierto es que suele haber una cierta tolerancia hacia el dolor que varía en función de cada persona, es decir, que cada uno tiene una capacidad de aguante. Naturalmente nos estamos refiriendo a dolores que no son invalidantes, como podría ser un dolor de codo, de brazo o rodilla. Estos dolores, que causan molestias pero que permiten seguir con la actividad diaria, son los que más fácilmente se adhieren a nuestra vida y en consecuencia, no se tratan.
-Dolor de espalda: El dolor de espalda es el tipo de molestia sobre la que más consultas se realizan. No hay que olvidar que la espalda es una zona que suele tener puntos especiales con una alta sensibilidad al dolor Esas molestias pueden provocar que caigamos en el error de adoptar malas posturas que, a la larga, acarrean aún más problemas. El dolor de espalda es muy común en gente que ronda los 60 años, un dolor que se suma al producido por la artrosis propia de esa edad. Lo que muchos no saben es que esos problemas tienen fácil solución gracias a la ozonoterapia.
-Pruebas que detectan el dolor: Los pacientes que acuden a los centros donde se trabaja con el ozono ya suele aportar radiografías que muestran los problemas que pueden tener. En el caso de las personas más jóvenes taL vez no baste solo con esa prueba y se tenga que realizar otro tipo de estudio para determinar de dónde viene el dolor. En cambio, con la gente mayor es más fácil detectar esos focos de molestia ya que normalmente se deben a procesos artrósicos, algo que queda reflejado en las radiografias.
-Dolores crónicos: La ozonoterapia resulta muy beneficiosa para tratar los dolores crónicos, mejorando de gran manera la calidad de vida del paciente. Muchos pacientes, al cabo de seis meses de haber empezado a tratarse con ozono, ya están curados, y a la larga pueden abandonar la medicación. Lo cierto es que el ozono resulta ser una gran herramienta para luchar contra el dolor. Además hay que recordar que no tiene efectos secundarios y que también mejora el estado de oxidación del organismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada