1/12/14

EL DOLOR DE ESPALDA Y LA OZONOTERAPIA

La degeneración del disco produce importantes cambios en el volumen y forma, en su composición y propiedades bioquímicas, que le hacen mas frágil al desgaste.
La hernia discal es una lesión del disco que se desplaza de su posición normal, presionando los nervios que salen de la medula espinal. Muchas de ellas son tratadas con métodos quirúrgicos de una gran agresividad, y un no desdeñable índice de complicaciones. Un porcentaje superior al 20% no llegan a curar, residuando incluso mas dolor, debido a la fibrosis perirradicular secundaria.
La ozonoterapia, a través de numerosos estudios llevados a cabo para determinar los resultados en casos de infiltraciones paravertebrales (cervical, dorsal y lumbar), pudo disminuir el fragmento herniado que aparecía en las imágenes de resonancia magnética, mientras que el resto del disco se rehidrataba y se reexpandía.
El ozono posee además otros efectos beneficiosos como la mejora del metabolismo del nervio o la disminución de la inflamación de la raíz nerviosa, que produce una desaparición del dolor radicular.
Un trabajo de experimentación animal sobre la acción de los mucopolisacáridos en el cartílago, presentado en uno de los últimos congresos mundiales de la especialidad, puso de manifiesto que después de la aplicación de la ozonoterapia se producía una reincorporación del líquido a los mucopolisacáridos, de tal forma que el disco se expandía, produciendo una regeneración discal. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada