15/4/13

LA FIBROMIALGIA REUMÁTICA Y LA OZONOTERAPIA

La fibromialgia reumática es un tipo de reumatismo no articular que se caracteriza por dolor crónico
generalizado y sensación dolorosa a la presión en unos puntos determinados del cuerpo. Suele ir acompañado de sensación de cansancio o fatiga, entumecimiento matinal, alteraciones del sueño, hormigueo en brazos o piernas y a veces también dolor de cabeza.
La fibromialgia es una enfermedad mal conocida que afecta a muchas personas en nuestro país de las cuales entre un 80 y un 90% son mujeres entre 30 y 55 años. No existe una prueba específica para su diagnóstico y sólo podemos decir que la persona padece Fibromialgia cuando no encontremos otra causa que justifique los síntomas del paciente. Puede presentar varios grados de severidad, pudiendo ser muy invalidante, siendo causa en los últimos años de bajas laborales largas e incluso permanentes.
El cansancio es uno de los síntomas que más preocupan a los pacientes ya que produce en la persona que lo padece una gran tristeza. El cansancio suele ser el causante de las bajas laborables incluso más a menudo que el dolor. El hecho de hacer la comida para la familia, hacer la cama o lavar la ropa puede requerir un esfuerzo muy importante en la persona que padece fibromialgia, teniendo que descansar o tumbarse para poder continar con sus tareas, las mujeres que además trabajan suelen verse impotentes ante su situación y a veces mal entendidas por su entorno inmediato. Muchas veces este cansancio va acompañado de dificultad para conciliar el sueño y sensación de "dormir mal" y levantarse cansado.
La mayoría de personas que presentan fibromialgia están siendo tratadas con antiinflamatorios y fármacos antidepresivos. Los fármacos antiinflamatorios pueden disminuir el efecto de los medicamentos antidepresivos. Esto podría ayudarnos a entender la sensación de tristeza que embarga a las pacientes a pesar de estar tomando de forma correcta su medicación.
La ozonoterapia puede ser de gran ayuda para estos pacientes sin presentar los efectos secundarios de otras terapias. El tratamiento consiste en la combinación de la autohemoterapia para disminuir la sensación de fatiga y punciones  de ozono y oxígeno en los puntos dolorosos para disminuir el dolor. El número de sesiones necesario suele ser de 8 y el tratamiento se acompaña de apoyo psicológico en todas las sesiones para ayudar a la persona a entender que es lo que le está pasando y cómo superar poco a poco esta patología.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada