23/2/15

CONTRA EL ENVEJECIMIENTO: LA OZONOTERAPIA

El envejecimiento es un proceso natural que sufre nuestro organismo y se caracteriza por un
enlentecimiento general de los metabolismos y menor tasa de recambio celular. Otro proceso común y bastante evidente es el aumento de la rigidez de los tejidos debido en parte a un desbalance entre la cantidad de fibras elásticas y fibras de colágeno sumado a su mayor grado de entrecruzamiento. Esto conduce a una disminución de la elasticidad y turgencia de la piel y un aumento de la rigidez del tejido muscular.
Existen varias teorías que intentan explicar las razones de este proceso natural, inevitable y progresivo.
Todas reconocen la intervención de factores ambientales y factores propios del organismo, los que interactúan entre sí y acumulan productos que producen finalmente la disminución de la vitalidad general.
Habiendo hecho un muy breve resumen de lo que entendemos por envejecimiento, veamos cómo la ozonoterapia podría contribuir a retrasar el proceso o bien aminorar sus efectos:

• Se reconocen varios efectos de la ozonoterapia a nivel celular. Entre ellos, el gas ozono o sus mediadores fisiológicos (especies reactivas del oxígeno y productos de oxidación de lípidos, por ejemplo) mejoran la capacidad de las células para utilizar el oxígeno, optimizando la producción de energía y la utilización de los nutrientes. Todo esto conduce a la restauración de la actividad celular óptima.
• Otro punto de acción de la ozonoterapia es sobre las defensas antioxidantes*1 (o antirradicalares) celulares. Sabemos que esta terapia aumenta la capacidad de nuestro organismo para defenderse de los radicales libres*2 nocivos. El mecanismo de los EROS*3 (especies reactivas del oxígeno) es una de las teorías propuestas para explicar el envejecimiento.
• Otra de las explicaciones para el envejecimiento hace uso de la autoinmunidad, es decir la pérdida de la capacidad del organismo de reconocer lo propio y por tanto reacciona contra sí mismo del mismo modo que lo hace contra agentes externos como los microorganismos. La ozonoterapia se ha utilizado también en este tipo de patologías y se ha observado que posee acción inmunomoduladora, es decir que logra restaurar el sistema inmune a un estado de correcta respuesta contra agentes externos y la tolerancia hacia lo propio. En otras palabras logra aumentar las defensas contra enfermedades.

Como vemos, la ozonoterapia tiene acción sobre varios puntos clave. 
Hablando a nivel del organismo entero es una terapia que:

• Logra una revitalización general (energía).
• Aumenta la tasa de recambio celular (cicatrización, recuperación, regeneración).
• Modula la actividad del sistema inmune (resistencia a enfermedades, autoinmunidad).
• Reestablece un adecuado balance redox (disminución del daño oxidativo, disminución del grado de entrecruzamiento del colágeno).
• Reactiva el metabolismo (hidratos de carbono, grasas, proteínas, reestructuración de la matriz extracelular).

La ozonoterapia, a través de sus diferentes metodologías de aplicación, produce una mejoría notable en la calidad de vida, perfilándose como una terapia con grandes potencialidades sobre los procesos clave asociados al envejecimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada