12/2/13

LAS HERNIAS Y EL OZONO

Se ha comprobado su utilidad en: hernias lumbares, hernias cervica, fibrosis, enfermos con hernias y canal estenoico, enfermos con hernias con litesis de grado 1-2 ó enfermos con hernias emígradas.
El método de aplicación del ozono se realiza primero en una infiltración intradiscal y, posteriormente en infiltraciones paraverterales. Estas infiltraciones se aplican de forma distinta en hernias discales lumbares, cervicales y dorsales. Se realizan cada tres días y durante 18 o 30 días y hasta dos meses en algunos casos. En cuanto a las dosificaciones, éstas también varían en función del tipo de hernia. En el caso de hernias discales lumbares, es de 10 cm3 aproximadamente durante unas 10 sesiones. En las hernias dorsales, de 8 cm, unas 8 sesiones y en el caso de las hernias cervicales, de 5cm3 entre 6 y 8 sesiones.
En las infiltraciones paravertebrales, se ha observado la reabsorción del ozono por parte del disco de forma que éste recupera su condición normal. En la apófisis trasversa, la infiltración paravertebral, se hace a nivel de la misma o incluso sobre el cuerpo vertebral.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada