7/2/13

LA EFICACIA DE LA OZONOTERAPIA EN LA HEPATITIS

La eficacia del ozono en la hepatitis ha sido demostrada a través de distintos estudios. En estos trabajos, se mostraba cómo, en un modelo experimental de ratas a las que se había practicado una lesión hepática por isquemia de reperfusión, el ozono conseguía un efecto protector sobre la lesión hepática con una disminución significativa de los niveles de transaminasas. Las ratas a las que se había inducido esta lesión eran tratadas o no con ozono y, al comparar unas ratas no tratadas con ozono y otras que sí lo eran, la presencia del ozono evidenciaba una disminución de los radicales libres de oxígeno responsables de la lesión del tejido durante la reperfusión.
Los resultados demostraban la efectividad de la administración del ozono en disfunciones de base inflamatoria, siendo el ozono capaz de preservar los niveles de glucógeno hepático manteniendo las concentraciones de lactato en rangos basales.
Este hecho es significativo porque uno de los problemas asociados a una lesión por isquemia de reperfusión es lña generación de lactato intracelular con el consiguiente daño y muerte de la célula.
La ozonoterapia se ha mostrado también de utilidad clínica en muchos casos de hepatitis.
No olvidemos que la hepatitis es vírica y que el ozono es el único antivirus que poseemos.
Algunos pacientes con hepatitis B, tratados con ozono, han visto disminuir sus transaminasas y recuperar sus niveles normales en poco tiempo reduciendo a la mitad su tiempo de reposo absoluto.
El ozono en caso de hepatitis C resulta un buen coadyuvante para distanciar las crisis, aunque es difícil asegurar que incida en su curación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada