2/3/16

LA OZONOTERAPIA: UN CALMANTE DEL DOLOR

En terapias de reumatismo, el añadido de oxígeno puede también explicar la acción del ozono en la ruptura del circulo vicioso de los dolores crónicos de la artrosis: dolor, contractura muscular, mala circulación, hipoxia y acumulación de detritos, degeneración de los tejidos, más dolor, más contractura y tumefacción. De un modo similar a como actúa la acupuntura, la mejora de la circulación propia del ozono invierte el mecanismo: menos contractura, desaparecen los cúmulos tóxicos, disminuyen el dolor y la inflamación, y la lesión tiende a minimizarse en la medida en que sea reversible. Por lo que a la función se refiere, que es lo que realmente importa, se recupera en un grado mucho mayor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada