11/9/15

MEJORAR LAS COCCIGODINIA CON LA OZONOTERAPIA

Coccigodinia significa dolor en el cóccix. El término cóccix procede el latín coccyx y a su vez de la
palabra griega para nombrar al “cuco”, debido al parecido de este hueso con el pico del citado pájaro. –dinia significa “dolor crónico”. La coccigodinia puede variar desde una leve molestia a un dolor agudo; cada persona lo siente de forma diferente e incluso para una misma persona el dolor cambia con el tiempo. El nombre describe una pauta de síntomas (sentarse provoca o agrava el dolor), de forma que es en realidad un grupo de condiciones, que pueden tener causas diferentes y necesitar tratamientos diferentes. La coccigodinia es una afección común que afecta sobre todo a mujeres entre los 20 y 50 años.
Los síntomas descritos varían:

-Dolor mientras se está sentado o al levantarse. Este es el principal dolor causado por la coccigodinia. Dependiendo del diseño de la silla y del acolchado de la misma será más o menos doloroso. El aumento de dolor y la sensibilidad causada por tener que sentarse durante un largo periodo puede durar días.
-Dolor agudo al pasar de la posición sentada a estar de pie. Este síntoma es particularmente interesante, para evitar este dolor, trata de sentarte inclinándote hacia delante un rato y curva mucho la espalda. Eso disminuirá el dolor al levantarte.
-Dolor causado al sentarse en una superficie blanda, pero no si esta es dura. Tal y como lo entiendo, esto ocurre cuando la articulación entre el sacro y el cóccix es inestable, de forma que el cóccix puede verse empujado fuera de su sitio al ejercer presión sobre él al sentarse. Cuando te sientas sobre una superficie dura, la mayor parte de tu peso se apoya en los isquios, que son los huesos de la pelvis sobre los que nos sentamos. Pero cuando te sientas en una superficie blanda, el relleno empuja entre estos huesos, aumentando la presión en el interior de tu cuerpo y empujando el cóccix fuera de su sitio.
-Dolor profundo alrededor del cóccix.
-Sensibilidad a la presión con el dedo en la punta o a los lados del cóccix.
-Dolores irradiados hacia abajo por las piernas.
-Como sentarse sobre una canica que se mueve.
-Como sentarse sobre un cuchillo.
-Dolor al defecar y a veces después de hacerlo.
-Dolor durante el coito, tanto en hombres como en mujeres. 
-Aumento del dolor antes de la menstruación – esto puede deberse a variaciones en el nivel de estradiol.

Si el dolor está causado por un golpe, puede haber otras partes del cuerpo dañadas. Si el daño incluye el sacro, las caderas o las piernas, puede ser muy difícil separar qué está causando más dolor. Una infiltración local de anestésico en el área del cóccix ayuda a determinar cuánto dolor está causado por el cóccix.
En la actualidad la terapia con ozono, ha revolucionado el tratamiento de esta enfermedad, de hecho para muchos médicos es el tratamiento de elección, ofreciendo la ventaja de ser un tratamiento ambulatorio, este puede usarcé tanto por vía tópica en forma de aceite ozonizado, para realizar los masajes y manipulaciones, como infiltrándose localmente en la zona pericoccigia o realizando un bloqueo epidural caudal o del ganglio impar realizado con anestesia local. La infiltración no es agresiva, se puede aplicar en cualquier paciente. En nuestra experiencia en más del 80% de los pacientes entre 4 y 6 infiltraciones pericoccigeas son suficientes para lograr el alivio, sin embargo todo depende de la posible causa que provoca dicha enfermedad lo que nos puede obligar a elegir la vía de aplicación y la cantidad de sesiones.
El ozono medicinal (mezclado con oxígeno en proporciones que varían entre 10 y 100 microgramos de ozono por mililitro de oxígeno) es un potente oxidante, analgésico, antiinflamatorio y germicida. Inyectado en el sitio afectado, provoca en el ganglio y raíz nerviosa, una serie de reacciones bioquímicas que neutralizan la formación excesiva de radicales ácidos (mediadores químicos) que intervienen en la producción de inflamación y el dolor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada