21/9/15

APLICACIONES DEL OZONO PARA LA CELULITIS

Formas de aplicación del ozono para la celulitis:

a) La terapia utilizando las inyecciones locales es la que garantiza, sin lugar a dudas, los mejores resultados. La técnica consiste en inyecciones subcutáneas en la región “celulítica” de una cantidad variable de ozono (20-100 cc y más) usando tan solo una aguja de poquísimo diámetro (26-30 G).
Es importante que la inyección se realice subcutáneamente y en profundidad y no superficialmente para evitar la eliminación demasiado circunscrita de adiposidad; además la inyección demasiado superficial está demostrado que es mucho más dolorosa que la profunda. La inyección profunda permite al gas una amplia difusión, inmediata y tardía hasta tal punto que a menudo es suficiente una sola inyección por miembro. Por estos motivos es desaconsejable además de inútil el multiinyector de mesoterapia.
La sensación dolorosa cambia de sujeto a sujeto; con frecuencia es mayor cuanto menor es la cantidad de adiposidad presente; sin embargo, esta observación no se debe tomar como regla general porque a veces se observa lo contrario.
Para reducir el dolor se pueden utilizar los siguientes artificios técnicos:

– Disminuir la velocidad de inyección;
– Disminuir la concentración de ozono. La experiencia nos ha enseñado que no son necesarias elevadas concentraciones: es suficiente trabajar con valores de 10-15 microgramos/cc de ozono;
– Interrumpir la inyección cuando ésta sea dolorosa y pinchar en otro sitio.

Las principales ventajas con inyecciones locales de ozono en las adiposidades localizadas en relación con la mesoterapia son las siguientes:

– Ninguna posibilidad de reacciones alérgicas (el ozono no posee características antigénicas);
– Ningún riesgo de que aparezcan pigmentaciones locales que sin embargo, a veces, pueden aparecer después de inyecciones locales de fármacos;
– Óptima difusión del gas que no necesita el uso del multiinyector;
– El efecto local prolongado y buena modelación del miembro debido a una reducción homogénea de la adiposidad.

Además hay que añadir que la experiencia de quien esto escribe ha demostrado que los resultados mejores se obtienen no efectuando tan solo la terapia local sino asociándola con otras técnicas que tengan efectos hiperemizantes y drenantes como las siguientes:

– Masaje drenante;
– Linfodrenaje;
– Hidromasaje;
– Presoterapia y otras.

b) Los aceites ozonizados tienen la propiedad de liberar lentamente ozono y además de un efecto desinfectante, tienen la propiedad de estimular la circulación local sanguínea (Gäbelein, 1974). Se pueden aplicar localmente mediante masaje prolongado y junto a las inyecciones de ozono. Estos aceites se pueden preparar haciendo burbujear ozono directamente en el aceite (útil el aceite de oliva) durante aprox. 30 minutos. La experiencia actual con estos aceites es todavía bastante limitada.

c) La balneoterapia ozonizada utiliza aparatos que hacen burbujear ozono directamente en el agua. El oxígeno naciente que se produce en el agua penetra en el cutis hasta las capas profundas, sobre todo después del ablandamiento de la capa córnea cutánea debido a la acción del agua (Tattoni y coll., 1979). Los resultados obtenidos son menos válidos que los de la inyección local por una cuestión de dosificación; a pesar de esto, el efecto es bueno sobre todo si lo asociamos con otras terapias conjuntas de tipo drenante.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada