10/8/15

EL ASMA BRONQUIAL Y LA OZONOTERAPIA

El asma bronquial es una afección que acapara la atención de amplios sectores de todo el mundo por
la alta incidencia de muertes que ocasiona y por los elevados costos hospitalarios que su atención demanda. El ozono es reconocido como un potente agente oxidante capaz de producir efectos adversos cuando es inhalado, y ha sido asociado con la incidencia de crisis asmáticas. Por otra parte, es conocido que cuando el ozono se aplica en dosis adecuadas y por una vía no dañina para el organismo produce variadas acciones biológicas con efectos terapéuticos sin causar reacciones adversas ni daño genotóxico, lo que hace posible su empleo en una gran variedad de procesos patológicos. Existen referencias acerca del empleo de la ozonoterapia en el asma bronquial aunque no se fundamentan los mecanismos fisiológicos mediante los cuales el método propuesto ejerce su acción terapéutica en dicha enfermedad. El presente trabajo pretende explicar los probables mecanismos de acción a través de los cuales la ozonoterapia puede ser efectiva como método terapéutico en el asma bronquial.
Clínicamente el asma bronquial es una afección crónica, obstructiva y reversible de las vías aéreas que está caracterizada por una hiperreactividad del árbol bronquial frente a diversos estímulos. En los Estados Unidos se considera que más de diez millones de personas padecen la enfermedad, contexto en el que se observa un predominio en sujetos de la raza negra. La mortalidad anual se ha incrementado por encima del 30% desde 1980 con una mayor incidencia en mujeres y ancianos.
Como el ozono es un gas extremadamente reactivo e inestable, ha sido postulado que los mecanismos de acción de este agente están relacionados con la generación de productos secundarios en su interacción con los lípidos que se encuentran en el plasma y en las membranas celulares. La reacción del ozono con los lípidos ocurre casi exclusivamente a nivel de los doble enlaces carbono-carbono presentes en los ácidos grasos poliinsaturados, generándose peróxidos orgánicos y ozónidos que en cantidades adecuadas y controladas ejercen diferentes acciones biológicas, las cuales le confieren al ozono un conjunto de propiedades terapéuticas.
Estos variados efectos biológicos alcanzan resultados terapéuticos cuando el ozono es aplicado en dosis adecuadas y por una vía no dañina para el organismo. Sólo de este modo no se producen reacciones adversas ni daño genotóxico, y la amplia variedad de efectos que genera, hacen posible su aplicación en una gran diversidad de especialidades médicas y dentro de éstas, en una disímil variedad de procesos patológicos.
Aunque los principios terapéuticos para la utilización del ozono en el asma bronquial aun están en estudio, existen referencias acerca del empleo de la ozonoterapia en esta enfermedad. Las posibles acciones terapéuticas del ozono en el asma bronquial pueden fundamentarse en varios aspectos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada