21/7/14

VÍAS DE ADMINISTRACIÓN DE LA OZONOTERAPIA (I): AUTOHEMOTERAPIA E INSUFLACIÓN

-Autohemoterapia mayor: Es la vía por excelencia para aplicar dosis suficientes para obtener efectos
sistémicos en múltiples enfermedades, porque permite un amplio rango de dosificaciones. Con total asepsia y pequeña dosis de anticoagulante, se extraen, en un sistema cerrado estéril desechable y se tratan con ozono médico, unos 100 – 150 cc. de la sangre del paciente, después de lo cual se retransfunden inmediatamente. Usualmente puede realizarse en 10-15 minutos.

-Autohemoterapia menor: Se extraen alrededor de 10 cc. de la sangre del paciente, se mezclan con 10 cc. de ozono, y se inyectan por vía intramuscular, generalmente en los glúteos. Algunos inyectan sólo la sangre y otros, también el gas.

-Insuflación rectal: Se coloca en vía rectal una sonda adecuada, inerte al ozono, hasta unos 15 cm. de profundidad. Se carga el ozono médico en una jeringa adecuada, que permita garantizar la exactitud del volumen, y se insuflan lentamente de 50 a 300 cc. Si se emplea un lubricante, debe ser hidrófilo, tipo siliconas.

-Insuflación vaginal: Se coloca en vía vaginal, profunda, una sonda adecuada, inerte al ozono. Se carga el ozono médico en una jeringa adecuada, que permita garantizar la exactitud del volumen, y se insuflan lentamente de 30 a 50 cc. Si se emplea un lubricante, debe ser hidrófilo, tipo siliconas. En caso necesario, puede insuflarse mayor volúmen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada