12/11/12

CÓMO SE APLICA LA OZONOTERAPIA (I)


El ozono medicinal se incluye en un flujo de oxígeno puro en una concentración muy pequeña (99,9 partes de oxígeno por 0,05 partes de ozono cuando es para uso interno). Hay una dosis óptima, que es la que consigue la máxima efectividad. 
Hay diferentes formas de llevar el oxígeno activado al lugar necesario. Las más usuales son las siguientes:

- Aplicación directa en la piel por medio de una bolsa de plástico: gangrenas y quemaduras.
- Inyección subcutánea (por debajo de la piel): celulitis.
- Inyección intramuscular (en las nalgas): dolores reumáticos.
- Pequeña autohemoterapia: se extrae al paciente una pequeña cantidad de sangre -normalmente unos 10cc-, se ozonifica y se vuelve a inyectar inmediatamente vía intramuscular. Así se consigue una especie de auto-vacuna que proviene de las propias células. Es muy utilizada en los casos de cáncer.
- Autohemoterapia mayor: conocida también como "depuración de la sangre". Se extraen de 50 a 150cc. de sangre que, después de ozonificarla, se vuelve a inyectar a la vena. Es la forma de aplicación más común en el caso de enfermedades graves como la artritis, el herpes, el cáncer y las enfermedades cardíacas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada