3/6/16

EL OZONO PARA PLANTAS Y JARDINES

En la atmósfera, el ozono (O3) forma con el vapor de agua peróxido de hidrógeno, un componente del agua de lluvia. Esta es la razón por la que las plantas crecen mejor con agua de lluvia, que con irrigación de agua subterránea.
Las plantas no podrían sobrevivir sin la bacterias anaeróbicas que viven en sus raíces, que se encargan de transformar los minerales del suelo para que puedan ser absorbidos por las plantas. Cuanto más oxígeno reciban dichas bacterias, gracias al agua ozonizada más nutrientes contendrán las plantas, serán más resistentes a las plagas y enfermedades; y sobre todo crecerán más fuertes y brillantes (tallos, hojas,…); sin necesidad de pesticidas químicos que envenenan el suelo.
También al rociar con agua ozonizada se elimina el pulgón, los ácaros y la aparición de otras plagas.
Además, cualquiera persona del hogar que haya colocado durante un tiempo un equipo de ozono de aire, en la proximidad de sus plantas de interior, ha podido comprobar la robustez, belleza y lozanía que adquieren por influjo del aire ozonizado.
Por supuesto que es concluyente el éxito en las plantas de interior, debido a que les estamos suministrando un aire sano y limpio, descontaminado, como el que existe en el campo.
También se puede comprobar el buen desarrollo de plantas de exterior, colocadas en un interior, salvo aquellas que exigen una alta proporción de luz solar directa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada