26/10/15

PROPIEDADES GERMICIDAS DEL OZONO

El ozono es reconocido en el mundo como uno de los agentes germicidas más poderosos. Él es capaz de eliminar virus, bacterias, hongos y parásitos. Esta propiedad lo ha hecho útil en enfermedades infecciosas de variada etiología, alcanzándose en procesos agudos sépticos resultados muy favorables. En el campo de la Medicina, en 1915, A. Wolf comienza a utilizar el ozono, teniendo en cuenta su carácter germicida, en el tratamiento local de fístulas, úlceras por decúbito, heridas infectadas, así como en la osteomielitis. La acción germicida (bactericida, virucida y fungicida) de amplio espectro del ozono permite que la ozonoterapia sea un valioso tratamiento para la limpieza y desinfección de heridas infectadas y otros procesos sépticos locales. Además, esta forma de aplicación puede ser combinada con otros procedimientos también derivados de las aplicaciones del gas (ozonoterapia sistémica y curaciones locales con agua y aceites vegetales ozonizados) sin el peligro de resistencia de los microorganismos, ni de toxicidad o efectos adversos y con la ventaja de resultados curativos más precoces en afecciones en las que la evolución puede ser de semanas o incluso meses. Por ejemplo, se observó que el ozono utilizado precozmente, en pacientes en estado crítico, evita en gran medida la sepsis respiratoria y en los casos que se hace manifiesta la utilización de antibióticos conjuntamente con el ozono contribuye a que sea de menor magnitud y de más fácil control. Además, se evidenció una mejoría en los indicadores hemodinámicos, un aumento de la oxigenación tisular y en la saturación de la hemoglobina, una disminución de la acidosis metabólica y una normalización de la glucosa. Por otra parte, se conoce que el uso indiscriminado de antibióticos de amplio espectro ha incrementado la resistencia de los microorganismos a ellos, y a su vez, aumentado la frecuencia de aparición de las infecciones nosocomiales y ejerci
do un impacto directo en la incidencia de la sepsis generalizada. Todo ello contribuye a la aparición de complicaciones severas y a un pronóstico desfavorable para la mayoría de esos pacientes. Cuando existe una infección o una inflamación estamos en presencia de un estrés oxidativo crónico, con un desbalance progresivo entre los antioxidantes (que se reducen) y los prooxidantes (que se incrementan), capaz de inducir una apoptosis celular generalizada con la consecuente muerte del paciente. Además, los leucocitos y macrófagos generan cantidades excesivas de ERO, las cuales eliminan a los patógenos, pero también, a las células normales. De ahí, la importancia de la modulación de las ERO.
Con todos los resultados alcanzados hasta el momento, se puede considerar a la ozonoterapia como una terapia coadyuvante capaz de revertir o hacer mínimas las complicaciones en un enfermo crítico. Por tanto, sería ideal como terapia profiláctica en este tipo de pacientes.
Teniendo en cuenta todas las propiedades terapéuticas del ozono, se ha destacado el papel de la ozonoterapia, bien como coadyuvante de la terapia convencional o dando una solución (aumento de la calidad de vida o retardo de la evolución de la enfermedad), en aquellas donde la medicina ortodoxa no ha brindado resultados positivos. Es por ello que la ozonoterapia forma parte hoy día de las estrategias terapéuticas en todo el mundo.Todos los esfuerzos dirigidos a aumentar la calidad de vida de nuestros pacientes y el bienestar de los mismos constituyen un nuevo avance dentro de las Ciencias Médicas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada