28/4/15

EL OZONO APLICADO EN LA MEDICINA

En el uso médico se utiliza una mezcla de oxígeno y ozono, también denominada ozono médico.
En el ozono médico, el ozono (O3) se encuentra presente en concentraciones (1 a 50 µg/mililitro de oxígeno) 30 veces inferiores con respecto al uso industrial.
Las concentraciones superiores a 2 µg/l. son tóxicas por vía inhalatoria. La poca efectividad sistémica de las concentraciones menores de esta cifra y el alto riesgo de complicaciones llevó al desuso de la vía inhalatoria. Por este motivo, el ozono médico no es considerado como un gas medicinal.
Las superiores a 100 µg/ml. son tóxicas por vía parenteral, aumentando las posibles complicaciones según se sube la concentración.
A las concentraciones utilizadas se ha demostrado ausencia de efectos teratógenos y cancerígenos en animales de experimentación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada