2/6/14

LA OZONOTERAPIA Y EL ORGANISMO HUMANO

1- Acelera el uso de la glucosa por parte de las células, de ahí su uso en pacientes diabéticos.

2- Reacción directa sobre los ácidos grasos insaturados que se transforman en hidrosolubles, permitiendo de esta manera la eliminación de adiposidades localizadas y celulitis.

3- Regula el stress oxidativo celular (antirradicales libres).

4- Efecto germicida: bactericida, viricida, micocida, parasiticida.

5- Acción regenerativa sobre células y tejidos promoviendo la cicatrización de úlceras, escaras y heridas.

6- Efecto analgésico. Bloquea la liberación de péptidos nociceptivos, que son sustancias que intervienen en la sensación de dolor.

7- Efecto antiinflamatorio. Regula la producción de sustancias que intervienen en el proceso inflamatorio.

8- Incrementa el metabolismo del oxígeno, aumentando su absorción y liberación por los glóbulos rojos a los tejidos, mejorando la circulación sanguínea y la oxigenación celular. Debido a esta propiedad es efectivo en enfermedades vasculares: cerebrales, coronarias, arteriales y venosas periféricas.

9- Revitalizante de los sistemas de defensa naturales de las células y estimulante de las enzimas que condicionan la correcta nutrición de las células, por lo cual retarda el envejecimiento de las mismas.

En general la ozonoterapia hace que los procesos fisiológicos normales del organismo trabajen con eficiencia, optimizandolos y retardando el deterioro que se va produciendo con el envejecimiento. Gracias a estas propiedades, el ozono puede aplicarse en varias enfermedades y es un gran aliado para conseguir resultados más rápidos, duraderos y mejores en los programas de Rehabilitación.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada